Aprendiendo a Apoyarnos entre Mujeres con las Chicas de Bena Jema y Santa Clara

 

En el mes de Enero, gracias a la organización “Girls for  the World” (Chicas para el Mundo) y “Alianza Arkana, tuvimos el agrado de realizar nuevamente un taller transformativo para mujeres adolescentes en el albergue “Tierra Vida”, el cual queda a 20 minutos de Yarinacocha en bote. Este taller de 5 días contó con la presencia de 20 chicas de la CCNN de Santa Clara y el AA.HH de Bena Jema, las cuales tuvieron una experiencia única y trascendental.

Las chicas que estuvieron en el taller eran muy activas y participativas, siempre mostrando sus ganas de aprender sobre diversos temas como la salud sexual y reproductiva, el liderazgo, y el uso de plantas medicinales amazónicas gracias a la maestra Amelia Panduro. En la actualidad, el embarazo precoz en las comunidades nativas es muy frecuente. Ahora se ve a muchas jóvenes embarazadas desde los 13 años, pues hay una gran falta de espacios en donde se brinde una educación sexual integral a lo largo y ancho del país. De acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2011, Ucayali es la tercera región con mayor tasa de madres adolescentes o embarazadas (24,9%); solo es superada por Loreto (30%) y Madre de Dios (27,9%). Con respecto a esto: “El inicio de la maternidad durante la adolescencia ocurre con mayor frecuencia en mujeres nativas pertenecientes a las etnias Shipibo-Conibo y Asháninka. El porcentaje llega en Atalaya a un 46%, constituyendo la cifra más alta del país; Purús (43%), Padre Abad (33%) y Coronel Portillo (22%)”

Sin embargo, esta realidad es mucho más que una estadística. Es una experiencia vivida muy cercanamente en las comunidades de las asistentes al taller. Muchas de sus madres por ejemplo han tenido un embarazo precoz, y hasta ellas mismas han experimentado el susto de potencialmente tener que enfrentar un embarazo no deseado. Para resolver estos problemas y más, es por ello que es de suma importancia generar espacios de confianza entre las chicas y las madres asistentes al taller, pues sólo con el apoyo mutuo es que podemos generar esos espacios educativos que tanta falta nos hacen.

Una de las cosas que gratamente nos impresionó de este taller fue la presencia de dos madres de familia jóvenes que había venido a participar de las actividades. Esto es muy significativo, pues muchas madres adolescentes dejan de participar de espacios educativos dadas sus nuevas responsabilidades. Sin embargo, nos dimos cuenta que en ellas había mucha fortaleza y ganas de vivir nuevas experiencias. Esto también nos obliga a fuertemente considerar el desarrollo de un trabajo orientado específicamente hacia madres adolescentes en un futuro.   

Otra cosa inesperada en este taller fue no sólo su poder transformador para las jóvenes, sino su impacto en nuestra vida personal como facilitadoras. Rodearnos de tanta energía femenina y juvenil nos renovó espiritualmente, pues nos permitió reconectarnos con nuestras adolescentes interiores y reflexionar sobre nuestras propias etapas en la vida. Más aún, sentirnos hermanas mayores de estas jóvenes, compartir nuestras experiencias de vida, y vincularnos de forma íntima con cada una de las chicas nos permitió sentirnos apoyadas y reafirmó nuestra convicción de seguir trabajando con mujeres jóvenes.  

EXPOSITORAS INVITADAS:

Para abordar los temas de salud sexual y reproductiva de forma intercultural contamos con el apoyo de dos expositoras Shipibo-Konibo con amplios conocimientos en sus áreas:

  • Silveria Pino Canayo, enfermera indígena y trabajadora de la Dirección Regional de Salud, comentó que por falta de información muchas personas no se acercan al hospital. Esto es una pena, pues hay muchos recursos que por falta de información no se acceden. Silveria aprovechó para hablarnos del acceso al Seguro Integral de Salud así como los distintos métodos de planificación familiar.

 

  • Amelia Panduro, maestra ayahuasquera y vegetalista con muchos años de experiencia, dió algunas recetas utilizando diferentes plantas medicinales para los cuidados femeninos. La maestra recalcó que teniendo estas medicinas a nuestro alrededor, no lo utilizamos y lo debemos de hacer. A veces la falta de utilización se debe a que no hay una adecuada transmisión de conocimientos y también a la falta de acceso a plantas medicinales. Su presencia fue muy importante en el taller pues es necesario recuperar saberes ancestrales para el autocuidado del cuerpo y la autonomía en la salud.

 

SEGUIREMOS TRABAJANDO

Después de transcurrir los 5 días, un sentimiento agridulce nos invadió a todas, pues nos sentimos tan contentas por haber vivido una experiencia enriquecedora y por fin volver a nuestros hogares, y a la vez tristes por que todo esto había llegado a su fin. Nos despedimos de las cocineras y todo el equipo de Tierra Vida, muy agradecidas por habernos acompañado en este taller.

Algo hermoso que sucedió 3 días después del término del taller es que las chicas vinieron a visitarnos hasta las oficinas de Alianza Arkana, a motivarnos a que se repita otro taller. Decían que habían quedado encantadas y querían seguir aprendiendo. Eso nos llenó de mucha alegría y ánimo, y nos dimos cuenta que es imprescindible darle continuidad a estas actividades transformadoras y trascendentales en la vida de las jóvenes.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *