Taller de fotografía participativa

“Me gusta hacer fotos de mi, para ver como soy y para que me vean” es la frase más repetida por los alumnos cuando le preguntaba porque les gustaría aprender a fotografiar, en la presentación del taller de fotografía participativa que se impartió durante el mes de Mayo en la escuelita de Bena Jema con los niños de 5º y 6º grado.

La fotografía participativa es una práctica de carácter cultural y creativo que promueve la transferencia del medio fotográfico a poblaciones con limitada posibilidad de auto-representación y cuyas voces no son generalmente escuchadas
en los debates público que les afectan.

Almudena Caso (LASCIENTOVOLANDO)

Tomamos la fotografía desde una perspectiva comunitaria para desarrollar la práctica, hicimos grupos de 5 alumnos que compartieron cámara, lo cual fue muy fácil con ellos porque tienen bien asumidos el concepto de lo comunal. No hubo autoría individual de las imágenes solo en los casos de los auto-retratos, lo cual marcó una diferencia a lo que usualmente estaba acostumbrada de otro talleres, en los que los alumnos aunque comparten cámara distinguen sus fotografías y la presentan de manera individual. En este caso las imágenes eran de todo el grupo.

Utilizamos la fotografía de calle como herramienta de reconocimiento de su entorno social, exploraron cada rincón de su comunidad, fotografiaron aquello por lo que se sentían atraídos, y una vez obtenido el material visual hicimos división entre las fotografías que utilizarían para intervenirlas gráficamente. Y otras que nos servirán para el análisis y estudio de su cultura.

Del primer bloque de fotografías tenemos estas imágenes, en las que mediante el uso del dibujo y la creatividad surgieron nuevos espacios imaginarios, lugares donde a ellos les gustaría habitar, creando otras realidades y proporcionando así alternativas políticas-sociales distintas a las que se les han dado.

Y del segundo bloque que nos sirvió de estudio de su cultura, analizamos sus hábitos, costumbres, rituales. Reflexionamos sobre ello, compartimos vivencias, aprendimos a valorar lo que tenemos y a seguir avanzando incorporando todo lo aprendido.

A medida que se iba desarrollando la práctica, fue interesante ver como el fin de la fotografía iba cambiando. El mero uso que hacían al principio para hacer selfies había dado paso al retrato con mensaje. Y sobre todo me encantó descubrir en sus imágenes como habían documentado fotográficamente el taller.

Finalmente tuvimos la suerte de poder participar en la sexta edición de Asalto Cultural,gracias a su ayuda pudimos exponer gran parte de las fotografías del taller. En esta convocatoria el tema a tratar eran Cuerpo, Tierra y Dignidad, conceptos en el que nuestras fotografías se integraban perfectamente. Y allí estuvimos en la plaza de Yarinacocha donde los chicos pudieron tener la experiencia de compartir sus fotos con más fotógrafos locales, y con el público visitante.

Todas las imágenes fueron tomadas por alumnos de 5ª y 6ª grado.
Escuelita de Bena Jema.
Pucallpa, Mayo 2016

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *