Sembrando Semillas de Cambio a través del Hip Hop

14370317_1297743366903065_1004529287605736934_n
Malla serigráfica Hip Hop elaborada con el Colectivo Amatska. Foto: Macarena Arias

Después de enterarme que Edu y Punko iban a venir a Pucallpa para hacer un concierto y dictar unos talleres con el collectivo de Hip Hop pucallpino, Colectivo Amatska, supe inmediatamente que debía invitarlos a que compartan su arte y conocimiento con la juventud Shipibo de las CC.NN de San Francisco y Santa Clara.

Edu y Punko, ambos miembros del icónico pero ya separado grupo Comité Pokofló, tienen una muy prolífica trayectoria musical. Sus letras cargadas de mensajes críticos sobre las diversas realidades del país y del mundo, invitan a sus seguidores a cuestionar lo establecido y así convertirse en agentes de cambio locales. Ellos son parte de lo que se llama “Hip Hop Organizado”, es decir, el Hip Hop no sólo como género musical, sino como herramienta que a través de sus cuatro elementos (Rap, Baile, Graffiti, y Auto-Educación), promueve espacios de organización e incidencia barrial a través de colectivos autónomos.

Al llegar a San Francisco un 21 de Septiembre, Edu y Punko decidieron dictar dos talleres; uno de hacer billeteras con materiales reciclados y el otro de composición de rima.

14355757_1297743496903052_6242706694376405839_n
Edu dictando taller de reciclaje. Foto: Macarena Arias

El taller de reciclaje no sólo permitió a los participantes a que desarrollaran sus habilidades artísticas con consciencia ambiental, sino que le dió a los participantes una idea más para desarrollar su autogestión. Además, las billeteras estaban decoradas con caricarturas de sátira política, dándole un mensaje contestatario al objeto.

Sin embargo, el taller de rima fue el momento más especial de la tarde. Luego de que Edu y Punko demostraran sus habilidades con el rap, pude ver como un fuego interno se prendía en cada participante. Con sus cabezas moviendose al ritmo de las palabras que atravezaban como proyectiles, escuché a uno de los asistentes exclamar “es la pura verdad!”, mientras se relacionaba con el contenido de la música.

Luego de los respectivos aplausos, uno de los jóvenes exclamó “Así vamos a hacer pero en Shipibo!” “Yo quiero aprender a rappear también como ustedes ¿Cómo los encuentro?” dijo otro joven entusiasmado.

Luego de ver estas reacciones, sabíamos que el trabajo estaba hecho. Las semillas se sembraron.

14448961_1297743480236387_7734766883207386955_n
Edu y Punko enseñando rimas. Foto: Macarena Arias

Antes de salir, intercambiamos contactos con el objetivo de regresar y continuar la promoción de la organización juvenil a través del arte. Me despedí, más convencida que nunca, con la convicción de que el arte es una herramienta imprescindible para la transformación social, la educación popular, y la construcción de movimientos alrededor del mundo. En un futuro, esperamos tejer puentes entre el colectivo de Hip Hop local, Colectivo Amatska, y los jóvenes Shipibos, para así poder seguir transformando nuestra realidad a través del arte y el intercambio de ideas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *